¿Debo firmar un contrato?

Es una pregunta habitual entre los fotógrafos que empiezan. Los temas relacionados con la gestión del negocio no suelen generar mucho interés porque hay poco de artístico o creativo en ellos. Firmar un contrato con los clientes a los que realizas un reportaje de boda es algo que beneficia a los novios y al fotógrafo. Vamos a ver las dos partes.

Los novios suelen contratar la boda entre un año y seis meses antes de la fecha. Ellos van a dar una señal para reservar la fecha y durante meses no va a tener ningún contacto con el fotógrafo. Firmando el contrato los novios tienen la tranquilidad de tener por escrito todo lo acordado, tanto los servicios como las tarifas y las condiciones. 

Como fotógrafo al firmar un contrato te ves obligado a comentar con los novios las condiciones de los servicios que ofreces sin dejarte nada. Es la mejor forma de evitar maletendidos o confusiones porque juntos vais a revisar las condiciones de pago, los plazos de entrega, horarios, etc. Con un contrato firmado será difícil que surjan problemas, no por el contrato en sí si no por que todos los detalles han quedado claros.

Empieza con un contrato genérico y ves adaptándolo según tu forma de trabajar y tus experiencias con tus clientes. Las asociaciones de fotógrafos suelen tener disponibles contratos genéricos para sus asociados. Si no perteneces a ninguna asociación puedes encontrarlo en Estilo F.

Comparte y disfruta.

José Ignacio

Nos encanta recibir vuestras preguntas. Las esperamos en siquieres@tecontareunsecreto.

Leave a reply