Estar preparados

Prácticamente todos los fotógrafos somos unos paranoicos en cuanto a las copias de seguridad de las fotos. Tenemos que estar preparados. Nadie quiere decir a los novios “he perdido las fotos del reportaje”.

El nivel medio de paranoia es tener tres copias de seguridad diferentes en discos diferentes y tener un disco en el estudio, otro en casa, otro en casa de tu madre y una copia de los jpg online. Aquí la mayoría no solemos fallar.

El verdadero problema está antes de descargar las fotos. Ha habido compañeros a los que les han robado el equipo durante la boda. Otras veces puede fallar la tarjeta y otros le han dado al botón de formatear cuando no debían.

Yo toco madera pero nunca me ha pasado nada de esto. 

El caso es que nunca estás libre de todo peligro. La mejor solución es contar con un seguro de responsabilidad civil para fotógrafos.

En mi caso tengo contratado un seguro que tiene un coste de 111,75 € al año y cubre:

· Responsabilidad civil de explotación: En el caso de que rompa algo mientras estoy haciendo el reportaje estaría cubierto por el seguro.

· Responsabilidad civil profesional: En el caso de que las fotos se hayan perdido los clientes reciben una compensación por parte del seguro. En mi caso hay un límite de 12.000 € por siniestro y año con una franquicia de 600 €. 

Lo contraté a través de aseguratucamara.com. Lo mejor de los seguros es no tener que utilizarlos, y en mi caso así a sido, por lo que no os puedo decir como responden ante un siniestro. Espero que bien…

Si conocéis otras opciones o habéis tenido experiencias compartirlas en los comentarios para que todos podamos elegir la mejor opción.

Comparte y disfruta.

José Ignacio

Nos encanta recibir vuestras preguntas. Las esperamos en siquieres@tecontareunsecreto.

Leave a reply